ROSH HASHANA DEL JASIDISMO


Este proximo Martes 1ro. de Diciembre, 19 de Kislev es llamado el Rosh Hashana del Jasidismo.

El motivo es que el primer Rebe de Jabad, Rabi Shneur Zalman de Liadi, con su afan de cumplir con la mision del Baal Shem Tov de difundir las ensenanzas jasidicas, lo hizo con gran esmero y ello no fue bien visto por cierta parte de los lideres judios de su epoca, considerando un grave error de su parte.

Llego a tal punto que un grupo de alumnos de estos oponentes -con falsas calumnias- lo denunciaron al gobierno diciendo que era un traidor. Ello llevo a que lo arrestaran y, luego de un penoso juicio, a los 53 dias de haber ingresado a la carcel, el dia 19 de kislev quedo en libertad.

Esto fue muy simbolico ya que con ello -ademas de demostrar su inocencia- tambien en el cielo se pacto la amplia difusion de las ensenanzas jasidicas.


Rabí Shalom Dov-ber de Lubavitch, 2do Rebe de Jabad, en una de sus cartas, nombró la fecha del 19 de Kislev, como “Rosh Hashaná del Jasidismo”. En Rosh Hashaná, Di-s nos otorga energía para todo el año. De la misma forma, en el 19 de Kislev, se abren en el cielo, las compuertas de los tesoros de bendición y abundancia que provienen de las profundidades de la porción semanal de la Torá, y cada Judío puede absorber nuevos bríos en el estudio del Jasidut, y encaminarse en sus enseñanzas.

La “Fiesta de la Liberación” nos recuerda que el Jasidút es una parte sublime de la Torá, que fue revelada como preparación para la llegada del justo Mashíaj. Así como en su momento fueron reveladas, la Mishná, la Guemará, los libros de los primeros exegetas y codificadores Halájicos; también llegó el tiempo en el cual comenzó a brillar la luz del Mashíaj, y en ella se puede percibir el gusto de los tesoros de la parte más profunda de la Torá, que se revelará completamente, con su arribo. Jasidut está destinado a todos. Tanto para genios, y sabios, como para gente trabajadora y simple. Revive el alma, sacia el conocimiento en el entendimiento profundo de la grandeza del Creador, y ahonda en el sentido intrínseco de la Torá y sus preceptos. Insufla alegría y entusiasmo en el servicio Divino. Es la energía interna en la vida Judaica.

Entonces, saludémonos mutuamente como la costumbre de los Jasidím: “¡Jag sameaj! ¡Gut Yom Tov! ¡Que seamos inscriptos y sellados para un buen año en el estudio de Jasidut y en el apego a sus sendas!”