Nuestro Desafío Personal: ¿Lotería o Destino?


“Solo de acuerdo a un sorteo se dividirá la tierra” (Bamidbar 26:55).
Uno de los temas de la parashá de esta semana es la división de la Tierra de Israel entre las tribus del Pueblo Judío. La Torá nos cuenta que esta división de la tierra se efectuó de acuerdo a un sorteo, como está escrito, “Solo de acuerdo a un sorteo se dividirá la tierra”.

¿Qué significa que la elección del camino a seguir en nuestro servicio a Di-s es “de acuerdo a un sorteo”?

El concepto de “sorteo” nos da a entender algo que está por encima de la lógica y la razón.

Toda la Torá enseña un mensaje eterno. ¿Qué aprendemos de esto?

Es verdad que el fundamento del servicio a Di-s es aceptar Su Voluntad, dejando nuestro razonamiento a un lado. No obstante cuando revisamos nuestro servicio a HaShem, qué hacemos y qué no, de acuerdo al criterio sagrado, debemos internalizar en nuestro intelecto todas sus enseñanzas.

Todo aspecto físico tiene se origina en su contraparte espiritual y en nuestro servicio a Di-s.

suerte.jpg

Por ello, la repartición de la tierra era por  “sorteo”, por cuanto que que se corresponde y surge de una división espiritual. Esta división, en relación a nuestro servicio Divino está vinculada con la “selección territorial” de nuestro servicio particular a HaShem.  El versículo indica que esta “selección” tiene relación directa a “un sorteo”; y ese sorteo simboliza aquello que supera al intelecto y a la razón.

Cada iehudí, además de la misión general en este mundo terrenal, tiene una misión particular, y ésta es asignada por “un Sorteo Divino”.

Es por esto que, cuando percibimos que cierto precepto nos resulta sumamente difícil de cumplir, ello es una prueba especial de la relación con uno mismo. Aún si no encontramos una lógica en particular,  éste es Su Mitzvá particular, a través de la cual se elevan hacia el Todopoderoso todas las demás buenas acciones que realizamos.

Por eso no debemos, ante cualquier dificultad, abandonar esta Mitzva y tomar otra más fácil, no es una cuestión de “conveniencia” es el desafío del esfuerzo que cada uno de nosotros temeos que tomarla como meta propia para hacer de ésta la relación más estrecha con nuestro objetivo de vida y de Servicio al Eterno.

Con esto vamos a entender por qué está escrito “Sólo de acuerdo a un sorteo se dividirá la tierra”: En la Tierra de Israel se encuentran diferentes tipos de terreno: montaña, valle, planicie, etc., la división de la tierra física. Con ello, el hecho de que a tal tribu le correspondió tal porción se deduce que es por la relación particular de esa tribu con ese aspecto específico de la Tierra de Israel espiritual. Esta relación supera la lógica y se expresa en el mundo físico en una “lotería”.

La lección que aprendemos de aquí es que, cada uno de nosotros tenemos un vínculo particular en la Torá que nos relaciona con ella  de manera especial. Sin considerar las dificultades que puedan aparecer en el camino, todo lo contrario, como dijimos, eso mismo prueba que este precepto es fundamental para nosotros es un esfuerzo superador que tiene como objetivo llevar adelante este precepto, a través del cual se elevarán todas sus nuestras acciones.

Adaptado de Likutei Sijot Vol. 2, pág. 346