Donde hay una Intención, hay una Razón 

¿Por qué la fe es apasionante para unos e irrelevante para otros?

Por Yossy Goldman

 

¿Por qué ciertas personas encuentran satisfacción en el Judaísmo, mientras otras lo encuentran sumamente aburrido? https://ci5.googleusercontent.com/proxy/v9FwzyZGwU6ILay5TAaphfslsapCVds2BRWSjyfj8THcJSO-1RAs9PFP79_NyIE24LiyDkMH5Y-cKhU0X01dJA=s0-d-e1-ft#http://w3.chabad.org/media/images/2658.jpg

¿Por qué la fe es apasionante para unos e irrelevante para otros; un deleite para algunos y una pesada carga para otros? 

No nos imaginamos yendo a trabajar sin ponernos primero tefilin mientras otros no han visto los suyos desde su Bar Mitzvá hace unos 40 años. 

Ciertas personas no ven la hora de ir al templo, mientras que otras esta idea ni se le pasa por la cabeza. 


¿Por qué?

Esta semana leemos sobre la gran mitzvá de la Vaca Roja. Es un precepto cuya razón todavía sigue siendo un enigma, ya que tomar las cenizas de una vaca roja y esparcirlas sobre una persona para que pueda lograr purificación espiritual es, de hecho, bastante increíble.

El Midrash cuenta que HaShem le prometió a Moshé que Le revelaría el secreto de esta mitzvá, pero sólo luego de que Moshé la aceptara, desde el principio, como un decreto Divino. Si la acepta primero desde la fe, luego vendría la comprensión racional.

La verdad es que hay respuestas racionales prácticamente para cada pregunta que puede tener la gente sobre Judaísmo. Aquellos "intelectuales" que acostumbran a dar un sentido a  cada momento de sus vidas,  se asombran al encontrar razón a un aparente  "ritual vacío",  y que es en realidad filosóficamente profundo y de un gran significado simbólico. Pero el escéptico tiene que estar predispuesto para escuchar. Uno puede oir la explicación  más elocuente, aunque es posible que ni se impresione. Precisamos que la resistencia quede a un lado y aceptemos que el judaísmo tiene un sentido en el mundo y un valor preexistente.

Es un hecho psicológico que nosotros podemos aprehender lo que sinceramente deseamos y estamos dispuestos a entender. 

Pero si hay algo en que no tenemos interés, entonces nos toparemos regularmente con prejuicios racionales. 

El Rebe Anterior, Rabí Iosef Itzjak Schneerson -de quien esta semana se cumple un nuevo aniversario de su liberación de la carcel soviética-, dice que esto explica el porqué algunos excelentes hombres de negocios pueden sentarse a una clase de Talmud y discutir y cuestionar para entender principios básicos de razonamiento rabínico. 

 Del mismo modo que Di-s le dijo a Moshé que llegaría a comprender el significado de la Vaca Roja, sólo luego de aceptarlo, Asi hoy en dia, aquéllos que genuinamente  deseamos entender la sabiduría de la Tora.

Cuando estaba estudiando en la Ieshivá, siempre trataba de asistir al Shabaton con universitarios. Este encuentro  se organiza todos los años para hacer vivenciar de un Shabat con Rabinos y académicos y jovenes. Cierta vez, un joven le gritó a un disertante: "¡¿Cómo pretendes que me ponga tefilin si ni creo en Di-s?!". El orador serenamente contestó: "Primero pónte tefilin y te prometo que descubrirás que realmente crees en Hashem."

Todos tenemos fe en Hashem dentro de nosotros. Esa fe necesita ser revelada. Puede sonar ilógico, pero si empezamos a observar una mitzvá, encontraremos que nuestra fe empieza a florecer. Está demostrado que esto es así: si no estamos consustanciados desde nuestro interior, ninguna respuesta racional será lo suficientemente buena. 

Si buscamos la auténtica verdad  y somos realmente objetivos, habrá abundantes y significativas respuestas.