Printed from bjzn.org

Negocios son Negocios... de Di-s

Negocios son Negocios... de Di-s

 E-Mail


Negocios son Negocios... de Di-s

Por Naftali Silberbergcasa sehmita.jpg

 

La Parashá de esta semana nos cuenta acerca de la prohibición de trabajar el campo durante el año de Shemitá (sabático).

Muy poca gente puede darse el lujo de abandonar su trabajo sin recibir paga durante un año entero. ¿Podemos imaginarnos que ocurriría si toda una nación decide abandonar sus puestos de trabajo y tomarse vacaciones por un año? ¡tomaría años reestablecer la economía de semejante lío!. Si tan sólo una huelga pequeña provoca pérdidas de millones de dólares a la economía…

No obstante, esto ocurría en una nación basada en la agricultura que abandonaba sus herramientas de trabajo y se tomaban un "año sabático" cada siete años, ¡y sobrevivían y prosperaban!

Generalmente hablamos de los milagros de la partición del Mar, de las diez plagas en Egipto, o de los milagros del Profeta Elíahu, pero “dejamos de lado” esta maravilla que ocurría en la tierra de Israel ¡cada siete años! Durante siglos, la cosecha del sexto año era tan abundante que alcanzaba para alimentarse durante tres años.

Si miramos a la sociedad actual podemos observar que la gente tiende a relegar a Di-s a la sinagoga. Aquellos más piadosos lo dejan entrar en sus vidas personales. Pero muy pocos están dispuestos a dejarlo entrar a sus negocios y chequeras. "Yo oro a Di-s, estudio Torá y cumplo Mitzvot, pero negocios son negocios…".

La Torá nos ordena destinar el diezmo de nuestras ganancias a caridad, nos prohíbe prestar con intereses,  trabajar en Shabat y días festivos, a veces hacemos la vista gorda ante estos mandatos bíblicos para aumentar nuestras ganancias.

Shemitá, el año sabático, nos enseña que no somos débiles por naturaleza, tenemos la capacidad de confiar en Di-s. Y Él tiene la facultad de recompensar a quienes confían en Él.  Si, el mismo Di-s que partió el mar puede proveer abundantemente a nosotros y nuestras familias. Este concepto es tan vigente hoy en día como fue en la tierra de Israel hace dos mil años. 

 

 E-Mail