Printed from bjzn.org

Artículos de Interés

Artículos de Interés

 E-Mail


¡Shaná Tová! 


Rosh Jodesh Nisán


Este Shabat, leemos –además de la lectura semanal en la parashá Vaikrá-, dos lecturas adicionales, una en otro Sefer referente a Rosh Jòdesh en general, y el tercero hace referencia a Rosh Jódesh Nisán en particular. 


Al Rosh Jódesh Nisán, la Torá lo identifica con el nombre de Rosh Jodashim  –la cabeza de meses-: comenta el Midrash que a partir de la Creación del  Mundo, y propiamente el día del nacimiento de Adam y Javá, se inicia la cuenta  de los años. 

Por ello, Rosh Hashaná es a partir del 1º de Tishrei. Pero la Torá la denomina como la festividad del mes séptimo. ¿Cómo es esto? 


Dicen nuestros Sabios que HaShem dijo: “La humanidad tiene su Rosh Hashaná, (1º de Tishrei), pero Yo les haré a Mi Pueblo, su Rosh Hashaná propio” (el 1º de Nisán).  En este mes nace el pueblo de Di-s. El Pueblo de Israel. 

A continuación, haremos una interesante explicación sobre cómo funcionan los meses lunisolares y nuestro peculiar calendario.

los meses judios.JPG

La santificación del mes

“El Eterno les habló a Moshé y a Aarón en la tierra de Egipto, diciéndoles: ‘Este jodesh (mes) será para ustedes la cabeza de los meses’” (Éxodo 12: 1-2).

A partir de lo que dice el versículo “será para ustedes”, los sabios dedujeron que la responsabilidad de establecer con exactitud y consagrar el mes, la luna nueva creciente, les fue confiada a los líderes de nuestra nación, el Sanhedrín, que es la corte suprema rabínica de cada generación.

En un principio, no existía un calendario fijo. No había forma de determinar de antemano el día exacto de una festividad o de un bar mitzvá  próximos, ya que no había forma de establecer con antelación cuándo iba a comenzar el mes. 

Cada mes, el Sanhedrín establecía nuevamente si el mes tendría 29 o 30 días,  dependiendo de cuándo se había avistado la luna nueva del mes siguiente, y entonces se santificaba el nuevo mes.


En la actualidad

Hilel  previó la disolución del Sanhedrín y comprendió que ya no íbamos a poder seguir un calendario basado en ese grupo de Sabios. Así fue como Hilel y su corte rabínica establecieron el calendario perpetuo que se utiliza hoy en día.

Según este calendario, todos los meses del año, excepto tres, tienen un número fijo de días:

 Nisán – 30

 Iar – 29

 Siván – 30

 Tamuz – 29

 Menajem Av – 30

 Elul – 29

 Tishrei – 30

 Mar Jeshván – 29 ó 30

 Kislev – 29 ó 30

 Tevet – 29

 Shevat – 30

 Adar – 29 (en los años embolismales, Adar I tiene 30 días)


Con respecto a los meses variables de Kislev y Jeshván, existen tres opciones:

1) Ambos pueden tener 29 días (y entonces el año es jaser –incompletos-).

2) Ambos tienen 30 días (el año es malé –completos-).

3) Jeshván tiene 29 y Kislev tiene 30 (el año es kesidrán (en su orden), lo cual  significa que estos dos meses se atienen a la misma pauta alternada que el resto de los meses).


Hilel también estableció las reglas que se  emplean para determinar si un año es jaser (incompleto), malé (completo) o kesidrán (en su orden).

Las reglas del calendario perpetuo también aseguran que el primer día de Rosh Hashaná jamás caiga un domingo ni un miércoles ni un viernes. 

Al establecer el calendario perpetuo, Hilel santificó todos los Rosh Jodesh hasta que se reestablezca el Sanhedrín, pronto en nuestros días por medio de la llegada del Mashiaj Tzidkeinu.

Shabat Shalom! Jodesh Tov y Shaná Tová!


Rab. Abraham Benchimol

Director 




 

 

 E-Mail